La importancia de la detección de gases en la industria del agua y las aguas residuales 

El agua es vital para nuestra vida diaria, tanto para uso personal y doméstico como para aplicaciones industriales y comerciales. Tanto si una instalación se centra en la producción de agua limpia y potable como en el tratamiento de efluentes, Crowcon se enorgullece de servir a una amplia variedad de clientes de la industria del agua, proporcionando equipos de detección de gases que mantienen a los trabajadores seguros en todo el mundo.

Peligros del gas

Aparte de los peligros de los gases comunes conocidos en la industria, como el metano, el sulfuro de hidrógeno y el oxígeno, existen peligros de los gases de los subproductos y de los gases de los materiales de limpieza que se producen a partir de los productos químicos de purificación, como el amoníaco, el cloro, el dióxido de cloro o el ozono, que se utilizan en la descontaminación del agua residual y de los efluentes, o para eliminar los microbios del agua limpia. Los productos químicos utilizados en la industria del agua pueden producir muchos gases tóxicos o explosivos. Y a ellos se suman los productos químicos que pueden derramarse o verterse en el sistema de residuos procedentes de la industria, la agricultura o las obras de construcción.

Consideraciones de seguridad

Entrada en espacios confinados

Las tuberías utilizadas para el transporte de agua requieren una limpieza periódica y controles de seguridad; durante estas operaciones, se utilizan monitores portátiles multigás para proteger al personal. Antes de entrar en cualquier espacio confinado se deben realizar comprobaciones previas y, por lo general, se controla el O2CO, H2S y CH4.Los espacios confinadosson pequeños, por lo quemonitores portátilesdeben ser compactos y discretos para el usuario, pero capaces de soportar los entornos húmedos y sucios en los que deben actuar. Una indicación clara y rápida de cualquier aumento del gas monitorizado (o de cualquier disminución en el caso del oxígeno) es de suma importancia: las alarmas ruidosas y brillantes son eficaces para dar la alarma al usuario.

Evaluación de riesgos

La evaluación de riesgos es fundamental, ya que hay que ser consciente del entorno en el que se entra y, por tanto, se trabaja. Por lo tanto, hay que entender las aplicaciones e identificar los riesgos en relación con todos los aspectos de seguridad. Centrándonos en el control de gases, como parte de la evaluación de riesgos, hay que tener claro qué gases pueden estar presentes.

Adecuado para el propósito

Existe una gran variedad de aplicaciones dentro del proceso de tratamiento del agua, lo que hace necesario controlar múltiples gases, como el dióxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno, el cloro, el metano, el oxígeno, el ozono y el dióxido de cloro.Los detectores de gasestán disponibles para la monitorización de uno o varios gases, lo que los hace prácticos para diferentes aplicaciones, además de garantizar que, si las condiciones cambian (por ejemplo, si se agitan los lodos, lo que provoca un aumento repentino de los niveles de sulfuro de hidrógeno y gases inflamables), el trabajador sigue estando protegido.

Legislación

La Directiva 2017/164 de la Comisión Europeapublicada en enero de 2017, estableció una nueva lista de valores límite de exposición profesional indicativos (VLEPI). Los VLEPI son valores no vinculantes basados en la salud, derivados de los datos científicos más recientes disponibles y teniendo en cuenta la disponibilidad de técnicas de medición fiables. La lista incluye el monóxido de carbono, el monóxido de nitrógeno, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre, el cianuro de hidrógeno, el manganeso, el diacetilo y muchas otras sustancias químicas. La lista se basa enDirectiva 98/24/CE del Consejoque contempla la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con los agentes químicos en el lugar de trabajo. Para cualquier agente químico para el que se haya fijado un VLEPI a nivel de la Unión, los Estados miembros deben establecer un valor límite de exposición profesional nacional. También deben tener en cuenta el valor límite de la Unión, determinando la naturaleza del valor límite nacional de acuerdo con la legislación y la práctica nacionales. Los Estados miembros podrán beneficiarse de un período transitorio que finalizará, a más tardar, el 21 de agosto de 2023.

El Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE)afirma que cada año varios trabajadores sufrirán al menos un episodio de enfermedad relacionada con el trabajo. Aunque la mayoría de las enfermedades son casos relativamente leves de gastroenteritis, también existe el riesgo de enfermedades potencialmente mortales, como la leptospirosis (enfermedad de Weil) y la hepatitis. Aunque estos casos se comunican al HSE, podría haber una importante infradeclaración, ya que a menudo no se reconoce la relación entre la enfermedad y el trabajo.

Según la legislación nacional de laLey de Salud y Seguridad en el Trabajo, etc., de 1974los empresarios son responsables de garantizar la seguridad de sus empleados y de otras personas. Esta responsabilidad se ve reforzada por la normativa.

La normativa sobre espacios confinados de 1997se aplica cuando la evaluación identifica riesgos de lesiones graves por trabajar en espacios confinados. Esta normativa contiene las siguientes obligaciones clave:

  • Evitar la entrada en espacios confinados, por ejemplo, realizando el trabajo desde el exterior.
  • Si la entrada a un espacio confinado es inevitable, siga un sistema de trabajo seguro.
  • Establezca disposiciones de emergencia adecuadas antes de que se inicien los trabajos.

La normativa sobre gestión de la salud y la seguridad en el trabajo de 1999exige a los empresarios y autónomos que realicen una evaluación adecuada y suficiente de los riesgos de todas las actividades laborales con el fin de decidir qué medidas son necesarias para la seguridad. En el caso del trabajo en espacios confinados, esto significa identificar los peligros presentes, evaluar los riesgos y determinar las precauciones que deben tomarse.

Nuestras soluciones

La eliminación de estos peligros de gas es prácticamente imposible, por lo que los trabajadores permanentes y los contratistas deben depender de equipos fiables de detección de gas para protegerse. La detección de gases puede proporcionarse tanto enfijocomo enportátilportátiles. Nuestros detectores de gas portátiles protegen contra una amplia gama de riesgos de gas, que incluyenT4x,Clip SGD,Gasman,Tetra 3,Gas-Pro,T4yDetective+.. Nuestros detectores de gas fijos se utilizan en muchas aplicaciones en las que la fiabilidad y la ausencia de falsas alarmas son fundamentales para una detección de gases eficiente y eficaz.Xgard,Xgard BrightyIRmax. En combinación con una variedad de nuestros detectores fijos, nuestros paneles de control de detección de gases ofrecen una gama flexible de soluciones que miden los gases inflamables, tóxicos y de oxígeno, informan de su presencia y activan las alarmas o los equipos asociados, para la industria de las aguas residuales nuestros paneles incluyenGasmaster.

Para saber más sobre los riesgos de los gases en el tratamiento de aguas residuales y del agua, visite nuestrapágina del sectorpara obtener más información.

Los peligros del gas en la agricultura y la ganadería 

La agricultura es una industria colosal en todo el mundo, que proporciona más de 44 millones de empleos en la UE y constituye más del 10% del empleo total en Estados Unidos.

Con una amplia gama de procesos involucrados en este sector, es inevitable que haya peligros que deban tenerse en cuenta. Entre ellos están los riesgos de los gases como el metano, el sulfuro de hidrógeno, el amoníaco, el dióxido de carbono y el óxido nitroso.

El metano es un gas incoloro e inodoro que puede tener efectos nocivos para los seres humanos, como dificultad para hablar, problemas de visión, pérdida de memoria, náuseas y, en casos extremos, puede afectar a la respiración y al ritmo cardíaco, pudiendo provocar la pérdida de conocimiento e incluso la muerte. En los entornos agrícolas, se crea a través de la digestión anaeróbica de la materia orgánica, como el estiércol. La cantidad de metano que se genera se agrava en zonas mal ventiladas o con altas temperaturas, y en zonas con especial falta de flujo de aire, el gas puede acumularse, quedar atrapado y provocar explosiones.

El dióxido de carbono (CO2) es un gas que se produce de forma natural en la atmósfera y cuyos niveles pueden verse incrementados por los procesos agrícolas. ElCO2 puede ser emitido por una serie de procesos agrícolas, incluyendo la producción de cultivos y ganado, y también es emitido por algunos equipos que se utilizan en aplicaciones agrícolas. Los espacios de almacenamiento utilizados para los residuos y el grano y los silos sellados son especialmente preocupantes debido a la capacidad delCO2 se acumule y desplace el oxígeno, aumentando el riesgo de asfixia tanto para los animales como para las personas.

Al igual que el metano, el sulfuro de hidrógeno procede de la descomposición anaeróbica de la materia orgánica y también puede encontrarse en una serie de procesos agrícolas relacionados con la producción y el consumo de biogás. EL H2S impide que el oxígeno llegue a nuestros órganos vitales y las zonas donde se acumula suelen tener concentraciones reducidas de oxígeno, lo que aumenta el riesgo de asfixia cuando los niveles de H2S son elevados. Aunque se podría considerar que es más fácil de detectar debido a su inconfundible olor a "huevo podrido", la intensidad del olor en realidad disminuye en concentraciones más altas y en una exposición prolongada. En niveles elevados, el H2S puede causar una grave irritación y acumulación de líquido en los pulmones y afectar al sistema nervioso.

El amoníaco (NH3) es un gas que se encuentra en los desechos de los animales y que a menudo se esparce y emite a través del esparcimiento de los purines en las tierras agrícolas. Como ocurre con muchos de los gases mencionados, el impacto del amoníaco se acentúa cuando hay falta de ventilación. Es perjudicial para el bienestar tanto del ganado como de los seres humanos, ya que provoca enfermedades respiratorias en los animales, mientras que los niveles elevados pueden provocar quemaduras e inflamación de las vías respiratorias y daños pulmonares en los seres humanos, y pueden ser mortales.

El óxido de nitrógeno (NO2) es otro de los gases que hay que tener en cuenta en la industria agrícola y ganadera. Está presente en los fertilizantes sintéticos que suelen utilizarse en las prácticas agrícolas más intensivas para garantizar un mayor rendimiento de los cultivos. Los posibles efectos negativos del NO2 en los seres humanos incluyen la reducción de la función pulmonar, hemorragias internas y problemas respiratorios continuos.

Los trabajadores de esta industria se desplazan con frecuencia, y para este propósito específico Crowcon ofrece una amplia gama de detectores de gas fijos y portátiles para mantener a los trabajadores seguros. La gama portátil de Crowcon comprende T4, Gas-Pro, Clip SGD y Gasman todos los cuales ofrecen capacidades de detección fiables y transportables para una variedad de gases. Nuestros detectores de gas fijos se utilizan cuando la fiabilidad y la ausencia de falsas alarmas son fundamentales para una protección eficiente y eficaz de los activos y las zonas, e incluyen el Xgard y el Xgard Bright. En combinación con una variedad de nuestros detectores fijos, nuestros paneles de control de detección de gases ofrecen una gama flexible de soluciones que miden los gases inflamables, tóxicos y de oxígeno, informan de su presencia y activan las alarmas o los equipos asociados; para la industria agrícola y ganadera recomendamos a menudo nuestros paneles Gasmaster, Vortex y Addressable Controllers.

Para saber más sobre los riesgos del gas en la agricultura y la ganadería, visite nuestra página sobre el sector para obtener más información.

Peligros del gas en el tratamiento del agua

El agua es vital para nuestra vida cotidiana, tanto para el uso personal y doméstico como para las aplicaciones industriales y comerciales. Está en todas partes, favoreciendo algunas reacciones químicas e inhibiendo otras. Se utiliza para limpiar superficies, transportar productos químicos hasta el lugar donde se utilizan y alejar los productos químicos no deseados. Si se hace cualquier cosa, se crea un gas en alguna parte y en cierta cantidad. Si se hace cualquier cosa con el agua, hay tantas permutaciones de cosas que pueden juntarse y reaccionar, gases disueltos que pueden salir de la solución, líquidos y sólidos disueltos que pueden reaccionar para generar gases. Además, hay que determinar qué gases se generan al recoger, limpiar, almacenar, transportar o utilizar el agua. Los detectores de gas deben elegirse en función del entorno específico en el que operan, en este caso muy húmedo, a menudo sucio, pero raramente fuera del rango de temperatura de 4 a 30 grados C. Todos los riesgos están presentes en estos entornos complejos, con múltiples peligros de gases tóxicos e inflamables y, a menudo, el riesgo adicional del agotamiento del oxígeno.

Peligros del gas

Aparte de los peligros de los gases comunes conocidos en la industria, como el metano, el sulfuro de hidrógeno y el oxígeno, existen peligros de los gases de los subproductos y de los gases de los materiales de limpieza que se producen a partir de los productos químicos de purificación, como el amoníaco, el cloro, el dióxido de cloro o el ozono, que se utilizan en la descontaminación del agua residual y de los efluentes, o para eliminar los microbios del agua limpia. Los productos químicos utilizados en la industria del agua pueden producir muchos gases tóxicos o explosivos. Y a ellos se suman los productos químicos que pueden derramarse o verterse en el sistema de residuos procedentes de la industria, la agricultura o las obras de construcción.

El cloro (Cl2) es un gas de color amarillo verdoso que se utiliza para esterilizar el agua potable. Sin embargo, la mayor parte del cloro se utiliza en la industria química, con aplicaciones típicas que incluyen el tratamiento del agua, así como dentro de los plásticos y los agentes de limpieza. El cloro gaseoso se reconoce por su olor penetrante e irritante, parecido al de la lejía. El fuerte olor puede advertir adecuadamente a las personas que están expuestas. El Cl2 en sí mismo no es inflamable, pero puede reaccionar de forma explosiva o formar compuestos inflamables con otros productos químicos como el aguarrás y el amoníaco.

El amoníaco (NH3) es un compuesto de nitrógeno e hidrógeno y es un gas incoloro y acre, también conocido por ser muy soluble en contacto con el agua. Esto significa que el NH3 se disuelve rápidamente en el suministro de agua. Se encuentra en niveles muy bajos en los seres humanos y en la naturaleza. También se utiliza a menudo en algunas soluciones de limpieza del hogar. Aunque el NH3 tiene muchos beneficios, puede ser corrosivo y peligroso en determinadas circunstancias. El amoníaco puede entrar en las aguas residuales a partir de varias fuentes diferentes, como la orina, el estiércol, los productos químicos de limpieza, los productos químicos de proceso y los productos de aminoácidos. Si el NH3 entra en un sistema de tuberías de cobre, puede provocar una gran corrosión. Si el NH3 entra en el agua, su toxicidad varía en función del pH exacto del agua. Es posible que el amoníaco se descomponga en iones de amonio, que pueden reaccionar con otros compuestos presentes.

El dióxido de cloro (ClO2) es un gas oxidante utilizado habitualmente para desinfectar el agua potable. Cuando se utiliza en cantidades muy pequeñas, es seguro y no conlleva riesgos significativos para la salud. Pero el ClO2 es un fuerte desinfectante que mata las bacterias, los virus y los hongos, y cuando se utiliza en dosis altas, puede ser peligroso para las personas, ya que puede dañar los glóbulos rojos y el revestimiento del tracto gastrointestinal (GI).

El ozono (O3) es un gas de olor antiséptico y sin color que, en su mayoría, se forma de forma natural en el medio ambiente. Cuando se inhala, el ozono puede tener una serie de efectos nocivos para el organismo. Al ser un gas incoloro, es difícil de rastrear sin un sistema de detección eficaz. Incluso cuando se inhalan cantidades relativamente pequeñas, el gas puede tener un impacto perjudicial en las vías respiratorias, causando inflamación y dolor en el pecho, además de tos, falta de aliento e irritación de la garganta. También puede actuar como desencadenante de enfermedades como el asma.

Entrada en espacios confinados

Las tuberías utilizadas para el transporte de agua requieren una limpieza periódica y controles de seguridad; durante estas operaciones, se utilizan monitores portátiles multigás para proteger al personal. Antes de entrar en cualquier espacio confinado se deben realizar comprobaciones previas y, por lo general, se vigilan el O2, el CO, el H2S y el CH4. Los espacios confinados son pequeños, por lo que los monitores portátiles deben ser compactos y discretos para el usuario, pero capaces de soportar los entornos húmedos y sucios en los que deben actuar. Una indicación clara y rápida de cualquier aumento del gas monitorizado (o de cualquier disminución en el caso del oxígeno) es de vital importancia: las alarmas ruidosas y brillantes son eficaces para dar la alarma al usuario.

Legislación

La Directiva 2017/164 de la Comisión Europea estableció una lista ampliada de valores límite de exposición profesional indicativos (VLEPI). Los VLEPI son valores no vinculantes basados en la salud, derivados de los datos científicos más recientes disponibles y considerando la disponibilidad de técnicas de medición fiables. No son vinculantes, pero son las mejores prácticas. La lista incluye el monóxido de carbono, el monóxido de nitrógeno, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre, el cianuro de hidrógeno, el manganeso, el diacetilo y muchas otras sustancias químicas. La lista se basa en la Directiva 98/24/CE del Consejo, que contempla la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con los agentes químicos en el lugar de trabajo. Para cualquier agente químico para el que se haya fijado un VLEPI a nivel de la Unión, los Estados miembros deben establecer un valor límite de exposición profesional nacional. También deben tener en cuenta el valor límite de la Unión, determinando la naturaleza del valor límite nacional de acuerdo con la legislación y la práctica nacionales. Los Estados miembros podrán beneficiarse de un período transitorio que finalizará, a más tardar, el 21 de agosto de 2023.

El Health and Safety Executive(HSE ) afirma que cada año varios trabajadores sufrirán al menos un episodio de enfermedad relacionada con el trabajo. Aunque la mayoría de las enfermedades son casos relativamente leves de gastroenteritis, también existe el riesgo de enfermedades potencialmente mortales, como la leptospirosis (enfermedad de Weil) y la hepatitis. Aunque estos casos se comunican al HSE, podría haber una importante infradeclaración, ya que a menudo no se reconoce la relación entre la enfermedad y el trabajo.

En virtud de la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo de 1974, los empresarios son responsables de garantizar la seguridad de sus empleados y de otras personas. Esta responsabilidad se ve reforzada por la normativa.

La normativa sobre espacios confinados de 1997 se aplica cuando la evaluación identifica riesgos de lesiones graves por trabajar en espacios confinados. Esta normativa contiene las siguientes obligaciones clave:

  • Evitar la entrada en espacios confinados, por ejemplo, realizando el trabajo desde el exterior.
  • Si la entrada a un espacio confinado es inevitable, siga un sistema de trabajo seguro.
  • Establezca disposiciones de emergencia adecuadas antes de que se inicien los trabajos.

La normativa sobre gestión de la salud y la seguridad en el trabajo de 1999 exige a los empresarios y autónomos que realicen una evaluación adecuada y suficiente de los riesgos de todas las actividades laborales con el fin de decidir qué medidas son necesarias para la seguridad. En el caso de los trabajos en espacios confinados, esto significa identificar los peligros presentes, evaluar los riesgos y determinar las precauciones que deben tomarse.

Nuestra solución

La eliminación de estos peligros de gas es prácticamente imposible, por lo que los trabajadores permanentes y los contratistas deben depender de equipos fiables de detección de gas para protegerse. La detección de gases puede proporcionarse tanto de forma fija como portátil. Nuestros detectores de gas portátiles protegen a las personas contra una amplia gama de riesgos de gas, e incluyen T4x, Clip SGD, Gasman, Tetra 3, Gas-Pro, T4 y Detective+. Nuestros detectores de gas fijos se utilizan cuando la fiabilidad y la ausencia de falsas alarmas son fundamentales para una protección eficiente y eficaz de los activos y las zonas, e incluyen las gamas de productos Xgard, Xgard Bright e IRmax. En combinación con una variedad de nuestros detectores fijos, nuestros paneles de control de detección de gases ofrecen una gama flexible de soluciones que miden los gases inflamables, tóxicos y de oxígeno, informan de su presencia y activan las alarmas o los equipos asociados; para el sector de las aguas residuales recomendamos a menudo nuestro panel Gasmaster.

Para saber más sobre los peligros del gas en las aguas residuales, visite nuestra página sobre el sector para obtener más información.

Peligros del gas en las aguas residuales

El agua es vital para nuestra vida cotidiana, tanto para el uso personal y doméstico como para las aplicaciones industriales y comerciales, lo que hace que los sitios de agua sean numerosos y estén muy extendidos. A pesar de la cantidad y la ubicación de los emplazamientos de agua, sólo predominan dos entornos, que son bastante específicos. Son el agua limpia y las aguas residuales. Este blog detalla los riesgos de los gases que se encuentran en los sitios de aguas residuales y cómo se pueden mitigar.

El sector de las aguas residuales es siempre húmedo, con temperaturas entre 4 y 20oc cerca del agua y rara vez se aleja de ese rango de temperatura limitado, incluso lejos de la ubicación inmediata de las aguas residuales. Humedad relativa superior al 90%, 12 +/- 8ocpresión atmosférica, con múltiples peligros de gases tóxicos e inflamables y el riesgo de agotamiento del oxígeno. Los detectores de gas deben elegirse para que se adapten al entorno específico en el que operan, y mientras que la alta humedad es generalmente un reto para toda la instrumentación, la presión constante, las temperaturas moderadas y el estrecho rango de temperatura es un beneficio mucho mayor para la instrumentación de seguridad.

Peligros del gas

Los principales gases de interés en las plantas de tratamiento de aguas residuales son:

  • Metano
  • Sulfuro de hidrógeno
  • Dióxido de carbono
  • Niveles reducidos de oxígeno

El sulfuro de hidrógeno, el metano y el dióxido de carbono son los subproductos de la descomposición de los materiales orgánicos que existen en las corrientes residuales que alimentan la planta. La acumulación de estos gases puede provocar la falta de oxígeno o, en algunos casos, la explosión cuando se une a una fuente de ignición.

Sulfuro de hidrógeno (H2S)

El sulfuro de hidrógeno es un producto común de la biodegradación de la materia orgánica; las bolsas de H2S pueden acumularse en la vegetación en descomposición, o en las propias aguas residuales, y liberarse cuando se les molesta. Los trabajadores de las plantas y tuberías de alcantarillado y aguas residuales pueden verse afectados por el H2Scon consecuencias fatales. Su alta toxicidad es el principal peligro del H2S. La exposición prolongada a 2-5 partes por millón (ppm) de H2S puede provocar náuseas y dolores de cabeza y hacer llorar a los ojos. EL H2S es un anestésico, por lo que a 20 ppm, los síntomas incluyen fatiga, dolores de cabeza, irritabilidad, mareos, pérdida temporal del sentido del olfato y deterioro de la memoria. La gravedad de los síntomas aumenta con la concentración a medida que los nervios se apagan, a través de la tos, la conjuntivitis, el colapso y la rápida pérdida de conocimiento. La exposición a niveles más altos puede provocar un rápido derribo y la muerte. La exposición prolongada a niveles bajos de H2S puede causar una enfermedad crónica o también puede ser mortal. Por este motivo, muchos monitores de gas tienen valores instantáneos y TWA (media ponderada en el tiempo).

Metano (CH4)

El metano es un gas incoloro y altamente inflamable que es el principal componente del gas natural, también llamado biogás. Puede almacenarse y/o transportarse a presión como gas líquido. CH4 es un gas de efecto invernadero que también se encuentra en condiciones atmosféricas normales en una proporción de aproximadamente 2 partes por millón (ppm). Una exposición elevada puede provocar dificultades para hablar, problemas de visión y pérdida de memoria.

Oxígeno (O2)

La concentración normal de oxígeno en la atmósfera es de aproximadamente el 20,9% del volumen. En ausencia de una ventilación adecuada, el nivel de oxígeno puede reducirse con sorprendente rapidez por los procesos de respiración y combustión. O2 también puede reducirse debido a la dilución por otros gases como el dióxido de carbono (también un gas tóxico), el nitrógeno o el helio, y a la absorción química por procesos de corrosión y reacciones similares. Los sensores de oxígeno deben utilizarse en entornos en los que exista cualquiera de estos riesgos potenciales. A la hora de ubicar los sensores de oxígeno, hay que tener en cuenta la densidad del gas diluyente y la zona de "respiración" (nivel de la nariz).

Consideraciones de seguridad

Evaluación de riesgos

La evaluación de riesgos es fundamental, ya que hay que ser consciente del entorno en el que se entra y, por tanto, se trabaja. Por lo tanto, hay que entender las aplicaciones e identificar los riesgos en relación con todos los aspectos de seguridad. Centrándonos en el control de gases, como parte de la evaluación de riesgos, hay que tener claro qué gases pueden estar presentes.

Adecuado para el propósito

Existe una gran variedad de aplicaciones dentro del proceso de tratamiento del agua, lo que hace necesario controlar múltiples gases, como el dióxido de carbono, el sulfuro de hidrógeno, el cloro, el metano, el oxígeno, el ozono y el dióxido de cloro. Los detectores de gas están disponibles para la monitorización de uno o varios gases, lo que los hace prácticos para diferentes aplicaciones y garantiza que, si las condiciones cambian (por ejemplo, si se agitan los lodos, lo que provoca un aumento repentino de los niveles de sulfuro de hidrógeno y gases inflamables), el trabajador sigue estando protegido.

Legislación

La Directiva 2017/164 de la Comisión Europea publicada en enero de 2017, estableció una nueva lista de valores límite de exposición profesional indicativos (VLEPI). Los VLEPI son valores no vinculantes basados en la salud, derivados de los datos científicos más recientes disponibles y teniendo en cuenta la disponibilidad de técnicas de medición fiables. La lista incluye el monóxido de carbono, el monóxido de nitrógeno, el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre, el cianuro de hidrógeno, el manganeso, el diacetilo y muchas otras sustancias químicas. La lista se basa en Directiva 98/24/CE del Consejo que contempla la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con los agentes químicos en el lugar de trabajo. Para cualquier agente químico para el que se haya fijado un VLEPI a nivel de la Unión, los Estados miembros deben establecer un valor límite de exposición profesional nacional. También deben tener en cuenta el valor límite de la Unión, determinando la naturaleza del valor límite nacional de acuerdo con la legislación y la práctica nacionales. Los Estados miembros podrán beneficiarse de un período transitorio que finalizará, a más tardar, el 21 de agosto de 2023.

El Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE) afirma que cada año varios trabajadores sufrirán al menos un episodio de enfermedad relacionada con el trabajo. Aunque la mayoría de las enfermedades son casos relativamente leves de gastroenteritis, también existe el riesgo de enfermedades potencialmente mortales, como la leptospirosis (enfermedad de Weil) y la hepatitis. Aunque estos casos se comunican al HSE, podría haber una importante infradeclaración, ya que a menudo no se reconoce la relación entre la enfermedad y el trabajo.

Nuestras soluciones

La eliminación de estos peligros de gas es prácticamente imposible, por lo que los trabajadores permanentes y los contratistas deben depender de equipos fiables de detección de gas para protegerse. La detección de gases puede proporcionarse tanto en fijo como en portátil portátiles. Nuestros detectores de gas portátiles protegen contra una amplia gama de riesgos de gas, que incluyen T4x, Clip SGD, Gasman, Tetra 3, Gas-Pro, T4 y Detective+.. Nuestros detectores de gas fijos se utilizan cuando la fiabilidad y la ausencia de falsas alarmas son fundamentales para una detección de gas eficiente y eficaz. Xgard, Xgard Bright y IRmax. Combinados con una variedad de nuestros detectores fijos, nuestros paneles de control de detección de gases ofrecen una gama flexible de soluciones que miden los gases inflamables, tóxicos y de oxígeno, informan de su presencia y activan las alarmas o los equipos asociados, para la industria de las aguas residuales nuestros paneles incluyen Gasmaster.

Para saber más sobre los peligros del gas en las aguas residuales, visite nuestra página de la industria para obtener más información.

Transporte y retos clave del gas 

El transporte es una de las mayores industrias del mundo y abarca una gran variedad de aplicaciones. El sector ofrece servicios relacionados con el movimiento de personas y cargas de todo tipo, a través de la carga aérea y la logística, las aerolíneas y los servicios aeroportuarios, la carretera y el ferrocarril, la infraestructura de transporte, el transporte por camión, las carreteras, las vías férreas y los puertos y servicios marítimos.

Peligros del gas durante el transporte

El transporte de mercancías peligrosas está regulado para evitar accidentes que afecten a las personas o a los bienes y daños al medio ambiente. Existen numerosos riesgos relacionados con los gases, como el transporte de materiales peligrosos, las emisiones del aire acondicionado, la combustión en la cabina y las fugas en los hangares.

El transporte de materiales peligrosos supone un riesgo para los implicados. Existen nueve áreas de clasificación especificadas por la Naciones Unidas (ONU) que incluyen explosivos, gases, líquidos y sólidos inflamables, sustancias oxidantes, sustancias tóxicas, materiales radiactivos, sustancias corrosivas y mercancías diversas. El riesgo de que se produzca un accidente es más probable cuando se transportan estos materiales. Aunque el mayor motivo de preocupación dentro de la industria que es el transporte de gas no inflamable y no tóxico es la asfixia. Ya que una fuga lenta en un contenedor de almacenamiento puede drenar todo el oxígeno del aire y provocar la asfixia de las personas que se encuentren en el entorno.

Las fugas dentro de los hangares de aeronaves y las zonas de almacenamiento de combustible de aviación altamente explosivo es un área que debe ser vigilada para evitar incendios, daños en los equipos y, en el peor de los casos, víctimas mortales. Es esencial elegir una solución de detección de gases adecuada que se centre en la aeronave y no en el hangar, que evite las falsas alarmas y que pueda vigilar grandes áreas.

No sólo es el entorno externo el que se enfrenta a los riesgos del gas en el transporte, sino que los que trabajan en el sector también se enfrentan a retos similares. Las emisiones de aire acondicionado suponen una amenaza de riesgo de gas debido a la quema de combustibles fósiles que conlleva una posterior emisión de monóxido de carbono (CO). Los altos niveles de CO en un área confinada como el habitáculo de un vehículo, superior al nivel normal (30ppm) o un nivel de oxígeno inferior al normal (19%) puede provocar mareos, sensación y malestar, cansancio y confusión, dolor de estómago, falta de aire y dificultad para respirar. Por lo tanto, una ventilación adecuada en estos espacios con la ayuda de un detector de gases es primordial para garantizar la seguridad de quienes trabajan en la industria del transporte.

Del mismo modo, en el sector aéreo la combustión de la cabina y los incendios del fuselaje, en la parte central de un avión, suponen una amenaza real. Aunque se apliquen materiales ignífugos, si se inicia un incendio, los revestimientos y accesorios de la cabina pueden seguir generando gases y vapores tóxicos que podrían ser más peligrosos que el propio incendio. La inhalación de gases nocivos provocada por un incendio en estos entornos suele ser la principal causa directa de muertes.

Normas y certificaciones de transporte

Cada modo de transporte (carretera, ferrocarril, aire, mar y vías navegables) tiene su propia normativa, pero en general está armonizada con la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (UNECE). La Ley de Transporte de Materiales Peligrosos (HMTA), promulgada en EE.UU. en 1975, establece que, independientemente del tipo de transporte, cualquier empresa cuyas mercancías entren en una de las nueve categorías especificadas como peligrosas por la ONU, debe cumplir la normativa o arriesgarse a multas y sanciones.

Quienes trabajan en el sector del transporte en el Reino Unido deben cumplir los requisitos establecidos en el Reglamento Modelo de la ONU que asigna a cada sustancia u objeto peligroso una clase específica que correlaciona su peligrosidad. Lo hace a través de la clasificación del grupo de embalaje (PG), según PG I, PG II o PG III.

Desde el punto de vista europeo, el Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera (ADR) regula las normas de clasificación, embalaje, etiquetado y certificación de las mercancías peligrosas. También comprende los requisitos de los vehículos y las cisternas y otros requisitos operativos. El Reglamento de Transporte de Mercancías Peligrosas y Uso de Equipos a Presión Transportables (2009) también es pertinente en Inglaterra, Gales y Escocia.

Otros reglamentos pertinentes son los siguientes Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Navegación Interior (ADN), el Mercancías Peligrosas Marítimas Internacionales (IMDG) y la Instrucción Técnica de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Nuestra solución

La detección de gas puede ser proporcionada tanto en fijo como en portátil portátiles. Nuestros detectores de gas portátiles protegen contra una amplia gama de riesgos de gas, que incluyen T4x, Clip SGD, Gasman, Tetra 3, Gas-proy T4. Nuestros detectores de gas fijos se utilizan cuando la fiabilidad y la ausencia de falsas alarmas son fundamentales para una detección de gas eficiente y eficaz. Xgard, Xgard Brighte IRmax. En combinación con una variedad de nuestros detectores fijos, nuestros paneles de control de detección de gases ofrecen una gama flexible de soluciones capaces de medir gases inflamables, tóxicos y de oxígeno, informar de su presencia y activar alarmas o equipos asociados, para la industria del transporte nuestros paneles incluyen Gasmaster y Vortex.

Para saber más sobre los peligros del gas en el transporte, visite nuestra página de la industria para obtener más información.

¿Cuáles son los peligros del monóxido de carbono? 

El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro, insípido y venenoso que se produce por la combustión incompleta de combustibles a base de carbono, como el gas, el petróleo, la madera y el carbón. Sólo cuando el combustible no se quema completamente se produce un exceso de CO, que es venenoso. Cuando el CO entra en el cuerpo, impide que la sangre lleve oxígeno a las células, los tejidos y los órganos. El CO es venenoso porque no se puede ver, saborear ni oler, pero puede matar rápidamente sin previo aviso.

Reglamento

ElEjecutivo de Salud y Seguridad(HSE) prohíbe la exposición de los trabajadores a más de 20 ppm (partes por millón) durante un periodo de exposición de larga duración de 8 horas y 100ppm (partes por millón) durante un periodo de exposición de corta duración de 15 minutos.

LA OSHA prohíben la exposición de los trabajadores a más de 50 partes de gas CO por millón de partes de aire promediadas durante un período de 8 horas. El PEL de 8 horas para el CO en las operaciones marítimas es también de 50 ppm. Sin embargo, los trabajadores marítimos deben ser retirados de la exposición si la concentración de CO en la atmósfera supera las 100 ppm. El nivel máximo de CO para los empleados que realizan operaciones de carga y descarga de mercancías es de 200 ppm.

¿Cuáles son los peligros?

Volumen de CO (partes por millón (ppm) Efectos físicos

200 ppm Dolor de cabeza en 2-3 horas

400 ppm Dolor de cabeza y náuseas en 1-2 horas, peligro de muerte en 3 horas.

800 ppm Puede provocar convulsiones, fuertes dolores de cabeza y vómitos en menos de una hora, inconsciencia en 2 horas.

1.500 ppm Puede causar mareos, náuseas y pérdida de conocimiento en menos de 20 minutos; muerte en 1 hora

6.400 ppm Puede causar inconsciencia después de dos o tres respiraciones: muerte en 15 minutos

Alrededor del 10 al 15% de las personas que sufren una intoxicación por CO desarrollan complicaciones a largo plazo. Entre ellas se encuentran daños cerebrales, pérdida de visión y audición, enfermedad de Parkinson y enfermedades coronarias.

¿Cuáles son las consecuencias para la salud?

Debido a que las características del CO son tan difíciles de identificar, es decir, es un gas incoloro, inodoro, insípido y venenoso, es posible que tarde en darse cuenta de que tiene una intoxicación por CO. Los efectos del CO pueden ser peligrosos.

Implicación para la salud Efectos físicos
Privación de oxígeno El CO impide que el sistema sanguíneo transporte eficazmente el oxígeno por el cuerpo, concretamente a órganos vitales como el corazón y el cerebro. Por tanto, las dosis elevadas de CO pueden causar la muerte por asfixia o por falta de oxígeno en el cerebro.
Sistema nervioso central y problemas cardíacos Como el CO impide que el cerebro reciba niveles suficientes de oxígeno, tiene un efecto en cadena en el corazón, el cerebro y el sistema nervioso central. Los síntomas incluyen dolores de cabeza, náuseas, fatiga, pérdida de memoria y desorientación.  

El aumento de los niveles de CO en el organismo llega a provocar falta de equilibrio, problemas cardíacos, comas, convulsiones e incluso la muerte. Algunos de los afectados pueden experimentar latidos rápidos e irregulares, baja presión arterial y arritmias cardíacas. Los edemas cerebrales causados por la intoxicación por CO son especialmente amenazantes, ya que pueden provocar el aplastamiento de las células cerebrales, afectando así a todo el sistema nervioso.

Sistema respiratorio El cuerpo se esfuerza por distribuir el aire por todo el cuerpo como consecuencia del monóxido de carbono debido a la privación de oxígeno de las células sanguíneas. Algunos pacientes experimentan dificultad para respirar, especialmente cuando realizan actividades extenuantes.  

Las actividades físicas y deportivas cotidianas le supondrán un mayor esfuerzo y le harán sentirse más agotado de lo habitual. Estos efectos pueden empeorar con el tiempo, ya que la capacidad de su cuerpo para obtener oxígeno se ve cada vez más comprometida.

Con el tiempo, tanto el corazón como los pulmones se ven sometidos a presión a medida que aumentan los niveles de monóxido de carbono en los tejidos corporales. Como resultado, el corazón se esforzará más por bombear lo que percibe erróneamente como sangre oxigenada desde los pulmones al resto del cuerpo. En consecuencia, las vías respiratorias comienzan a hincharse, haciendo que entre aún menos aire en los pulmones. Si la exposición es prolongada, el tejido pulmonar acaba destruyéndose, lo que provoca problemas cardiovasculares y enfermedades pulmonares.

Exposición crónica La exposición crónica puede tener efectos muy graves a largo plazo, dependiendo del grado de intoxicación. En casos extremos, la sección del cerebro conocida como hipocampo puede resultar dañada. Esta parte del cerebro es responsable del desarrollo de nuevos recuerdos y es especialmente vulnerable a los daños.  

Aunque quienes sufren los efectos a largo plazo de la intoxicación por monóxido de carbono se recuperan con el tiempo, hay casos en los que algunas personas sufren efectos permanentes. Esto puede ocurrir cuando la exposición ha sido suficiente para provocar daños en los órganos y el cerebro.

Bebés no nacidos Dado que la hemoglobina fetal se mezcla más fácilmente con el CO que la hemoglobina adulta, los niveles de carboxihemoglobina del bebé son más altos que los de la madre. Los bebés y los niños cuyos órganos aún están madurando corren el riesgo de sufrir daños orgánicos permanentes.  

Además, los niños pequeños y los bebés respiran más rápido que los adultos y tienen una tasa metabólica más alta, por lo que inhalan hasta el doble de aire que los adultos, especialmente cuando duermen, lo que aumenta su exposición al CO.

¿Cómo cumplir la normativa?

La mejor manera de protegerse de los peligros del CO es llevar un detector de gas CO portátil de alta calidad.

El Clip SGDestá diseñado para su uso en zonas peligrosas y ofrece una monitorización fiable y duradera de vida útil fija en un dispositivo compacto, ligero y sin mantenimiento.El Clip SGD tiene una vida útil de 2 años y está disponible para el sulfuro de hidrógeno (H2S), monóxido de carbono (CO) u oxígeno (O2).El detector de gas personal Clip SDG está diseñado para soportar las condiciones de trabajo industriales más duras y ofrece un tiempo de alarma líder en el sector, niveles de alarma modificables y registro de eventos, así como soluciones de prueba funcional y calibración fáciles de usar.

Gasmancon sensor de CO especializado es un detector de un solo gas, robusto y compacto, diseñado para su uso en los entornos más difíciles. Su diseño compacto y ligero lo convierte en la opción ideal para la detección de gases industriales. Con un peso de tan sólo 130 g, es extremadamente duradero, con alta resistencia a los impactos y protección contra la entrada de polvo y agua, alarmas ruidosas de 95 dB, una vívida advertencia visual de color rojo/azul, control con un solo botón y una pantalla LCD retroiluminada de fácil lectura para garantizar una visión clara de las lecturas del nivel de gas, las condiciones de alarma y la duración de la batería. El registro de datos y eventos está disponible como estándar, y hay una advertencia integrada de 30 días de antelación cuando la calibración es necesaria.

Peligros estacionales del gas

Cuando se trata de la seguridad del gas, no hay temporada baja, aunque es importante saber que existe la seguridad del gas estacional. Cuando las temperaturas suben y bajan, o la lluvia cae a raudales, puede tener impactos únicos en sus aparatos de gas. Para ayudarle a comprender mejor la seguridad estacional del gas, aquí tiene todo lo que necesita saber sobre los principales retos a lo largo del año.

Seguridad del gas en vacaciones

Cuando está de vacaciones, lo último en lo que piensa es en la seguridad del gas, sin embargo, es crucial que se mantenga seguro. Tanto si se trata de unas largas vacaciones de verano como de una escapada de fin de semana en invierno, ¿lleva un monitor de monóxido de carbono en la maleta? Si no es así, debería hacerlo. La seguridad del gas en vacaciones es tan importante como en casa, ya que cuando se está de vacaciones se tiene menos conocimiento o control sobre el estado de los aparatos de gas.

Aunque no hay mucha diferencia entre la seguridad del gas en una caravana o la seguridad del gas en los barcos, la seguridad del gas cuando se acampa en una tienda de campaña es diferente. Las estufas de gas para acampar, los calentadores de gas (como los calentadores de mesa y de patio) e incluso las barbacoas de combustible sólido pueden producir monóxido de carbono (CO), lo que puede provocar una intoxicación. Por lo tanto, si se introducen en una tienda de campaña, una caravana o cualquier otro espacio cerrado, durante o después de su uso, pueden emitir CO nocivo poniendo en peligro a cualquier persona que se encuentre a su alrededor.

También es importante recordar que normas de seguridad del gas en otros países pueden diferir de las de fuera del Reino Unido. Aunque no se puede esperar que sepas lo que es legal y lo que no en todos los lugares a los que vas, puedes mantener tu seguridad y la de los demás siguiendo unos sencillos consejos.

Consejos para la seguridad del gas en vacaciones

  • Pregunte si los aparatos de gas de su alojamiento han sido revisados y comprobados en cuanto a su seguridad.
  • Lleve consigo una alarma sonora de monóxido de carbono.
  • Cuando llegue, es posible que los electrodomésticos no funcionen de la misma manera que los que tiene en casa. Si no se facilitan instrucciones, ponte en contacto con tu representante de vacaciones o con el propietario del alojamiento para que te ayude si no estás seguro.
    • Esté atento a las señales de los aparatos de gas inseguros
    • Marcas y manchas negras alrededor del aparato
    • Llamas naranjas o amarillas perezosas en lugar de azules nítidas
    • Niveles elevados de condensación en su alojamiento
  • No utilice nunca cocinas, estufas o barbacoas de gas para calentarse, y asegúrese de que tienen una ventilación adecuada cuando se utilizan.

Seguridad en las barbacoas

El verano es una época para estar al aire libre y disfrutar de largas veladas. Llueva o haga sol, encendemos nuestras barbacoas y lo único que nos preocupa es si va a llover o si las salchichas están bien hechas. La seguridad del gas no es sólo algo para el hogar o los entornos industriales, las barbacoas necesitan una atención especial para garantizar su seguridad.

El monóxido de carbono es un gas cuyos riesgos para la salud son ampliamente conocidos y muchos de nosotros instalamos detectores en nuestros hogares y negocios. Sin embargo, se desconoce la asociación del monóxido de carbono con nuestras barbacoas. Si el tiempo es malo, podemos decidir hacer la barbacoa en la puerta del garaje o bajo una carpa o toldo. Algunos de nosotros pueden incluso llevar nuestras barbacoas a la tienda de campaña después de su uso. Todo esto puede ser potencialmente mortal, ya que el monóxido de carbono se acumula en estos espacios reducidos. Hay que tener en cuenta que la zona de cocción debe estar bien alejada de los edificios y bien ventilada con aire fresco, de lo contrario se corre el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono. Es fundamental conocer los signos de intoxicación por monóxido de carbono: dolores de cabeza, náuseas, falta de aire, mareos, colapso o pérdida de conciencia.

Lo mismo ocurre con una bombona de gas propano o butano, que almacenamos en nuestros garajes, cobertizos e incluso en nuestras casas sin saber que existe el riesgo de una combinación potencialmente mortal de un espacio cerrado, una fuga de gas y una chispa de un aparato eléctrico. Todo ello podría provocar una explosión.

Seguridad del gas en invierno

Cuando llega el frío, las calderas de gas y el gas se encienden por primera vez en varios meses, para mantenernos calientes. Sin embargo, este aumento del uso puede suponer una presión adicional para los aparatos y hacer que se estropeen. Por lo tanto, hay que prepararse para el invierno asegurándose de que los aparatos de gas -incluidas las calderas, los calentadores de aire caliente, las cocinas y los fuegos- hayan sido revisados con regularidad y mantenidos por un técnico cualificado de Gas Safe, que lleve detectores de gas.

Qué hacer si sospecha que hay una fuga de gas

Si huele a gas o cree que puede haber una fuga de gas en una vivienda, barco o caravana, es importante actuar rápidamente. Una fuga de gas supone un riesgo de incendio o incluso de explosión.

Deberías hacerlo:

  • Apague cualquier llama desnuda para evitar la posibilidad de incendio o explosión.
  • Cierre el gas en el contador si es posible (y seguro).
  • Abra las ventanas para permitir la ventilación y asegurar la disipación del gas.
  • Evacuar la zona inmediatamente para evitar riesgos para la vida.
  • Informe inmediatamente a su representante de vacaciones o al propietario del alojamiento o su equivalente.
  • Busque atención médica si se siente mal o muestra signos de intoxicación por monóxido de carbono.

Síntomas de intoxicación por monóxido de carbono

Los signos y síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono suelen confundirse con los de otras enfermedades, como la intoxicación alimentaria o la gripe. Los síntomas incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Falta de aire
  • Náuseas o sensación de malestar
  • Colapso
  • Pérdida de conocimiento

Cualquier persona que sospeche que está sufriendo una intoxicación por monóxido de carbono debe salir inmediatamente al aire libre y buscar atención médica urgente.

Detectores de gas personales

El Clip SDG está diseñado para soportar las condiciones de trabajo industriales más duras y ofrece un tiempo de alarma líder en la industria, niveles de alarma modificables y registro de eventos, así como soluciones de prueba funcional y calibración fáciles de usar.

Gasman con sensor de CO especializado es un detector de gas único, robusto y compacto, diseñado para su uso en los entornos más difíciles. Su diseño compacto y ligero lo convierte en la opción ideal para la detección de gases industriales.

Las ventajas de los sensores MPS 

Desarrollado porNevadaNano, los sensores Molecular Property Spectrometer™ (MPS™) representan la nueva generación de detectores de gases inflamables. EL MPS™ puede detectar rápidamente más de 15 gases inflamables caracterizados a la vez. Hasta hace poco, quien necesitaba controlar los gases inflamables tenía que seleccionar un detector de gases inflamables tradicional que contuviera un pellistor calibrado para un gas específico, o con un sensor de infrarrojo (IR) que también varía su potencia según el gas inflamable que se mide y, por tanto, debe calibrarse para cada gas. Aunque estas soluciones son beneficiosas, no siempre son ideales. Por ejemplo, ambos tipos de sensores requieren una calibración periódica y los sensores catalíticos de pellistor también necesitan frecuentes pruebas de choque para garantizar que no han sido dañados por contaminantes (conocidos como agentes de "envenenamiento del sensor") o por condiciones adversas. En algunos entornos, los sensores deben cambiarse con frecuencia, lo que resulta costoso tanto en términos de dinero como de tiempo de inactividad o de disponibilidad del producto. La tecnología de infrarrojos no puede detectar el hidrógeno, que no tiene firma de infrarrojos, y tanto los detectores de infrarrojos como los de pellistores a veces detectan incidentalmente otros gases (es decir, no calibrados), dando lecturas inexactas que pueden provocar falsas alarmas o preocupar a los operarios.

El MPS™ ofrece características clave que proporcionan beneficios tangibles en el mundo real al operador y, por tanto, a los trabajadores. Estas incluyen:

No hay calibración

Cuando se implementa un sistema que contiene un detector de cabezal fijo, es una práctica habitual realizar el mantenimiento según el programa recomendado por el fabricante. Esto conlleva unos costes regulares continuos, así como la posibilidad de interrumpir la producción o el proceso para realizar el mantenimiento o incluso acceder al detector o a varios detectores. También puede haber un riesgo para el personal cuando los detectores se montan en entornos especialmente peligrosos. La interacción con un sensor MPS es menos estricta porque no hay modos de fallo no revelados, siempre que haya aire. Sería un error decir que no hay requisitos de calibración. Una calibración en fábrica, seguida de una prueba de gas en el momento de la puesta en marcha es suficiente, porque hay una calibración interna automatizada que se realiza cada 2 segundos durante toda la vida útil del sensor. Lo que realmente se quiere decir es que no hay calibración por parte del cliente.

El Xgard Bright con MPS™ no requiere calibración. Esto, a su vez, reduce la interacción con el detector, lo que se traduce en un menor coste total de propiedad a lo largo del ciclo de vida del sensor y en un menor riesgo para el personal y el rendimiento de la producción para completar el mantenimiento periódico. Sigue siendo aconsejable comprobar la limpieza del detector de gas de vez en cuando, ya que el gas no puede atravesar las gruesas acumulaciones de material obstructivo y no llegaría entonces al sensor.

Gas multiespecie - 'True LEL'™

Muchas industrias y aplicaciones utilizan o tienen como subproducto múltiples gases dentro del mismo entorno. Esto puede suponer un reto para la tecnología de sensores tradicional, que sólo puede detectar un único gas para el que se ha calibrado en el nivel correcto y puede dar lugar a lecturas inexactas e incluso a falsas alarmas que pueden detener el proceso o la producción si hay otro tipo de gas inflamable. La falta de respuesta o la respuesta excesiva a la que se enfrentan con frecuencia los entornos de varios gases puede ser frustrante y contraproducente, comprometiendo la seguridad de las mejores prácticas de los usuarios. El sensor MPS™ puede detectar con precisión varios gases a la vez e identificar instantáneamente el tipo de gas. Además, el sensor MPS™ tiene una compensación ambiental integrada y no requiere un factor de corrección aplicado externamente. Las lecturas inexactas y las falsas alarmas son cosa del pasado.

No hay envenenamiento del sensor

En determinados entornos, los tipos de sensores tradicionales pueden correr el riesgo de envenenarse. La presión, la temperatura y la humedad extremas pueden dañar los sensores, mientras que las toxinas y los contaminantes ambientales pueden "envenenar" los sensores, lo que puede comprometer gravemente su rendimiento. Los detectores que se encuentran en entornos en los que se pueden encontrar venenos o inhibidores, la única forma de garantizar que no se degrade su rendimiento es realizar pruebas periódicas y frecuentes. El fallo del sensor debido a la intoxicación puede ser una experiencia costosa. La tecnología del sensor MPS™ no se ve afectada por los contaminantes del entorno. Los procesos que tienen contaminantes ahora tienen acceso a una solución que funciona de forma fiable con un diseño a prueba de fallos para alertar al operador y ofrecer una tranquilidad para el personal y los activos ubicados en entornos peligrosos. Además, el sensor MPS no se ve perjudicado por las elevadas concentraciones de gases inflamables, que pueden causar grietas en los tipos de sensores catalíticos convencionales, por ejemplo. El sensor MPS sigue funcionando.

Hidrógeno (H2)

El uso del hidrógeno en los procesos industriales está aumentando debido a la necesidad de encontrar una alternativa más limpia al uso del gas natural. En la actualidad, la detección de hidrógeno se limita a la tecnología de sensores de pellistor, semiconductor de óxido metálico, electroquímicos y de conductividad térmica, menos precisos, debido a la incapacidad de los sensores de infrarrojos para detectar el hidrógeno. Cuando se enfrentan a los desafíos señalados anteriormente en el envenenamiento o las falsas alarmas, la solución actual puede dejar al operador con frecuentes pruebas de baches y el mantenimiento, además de los desafíos de falsas alarmas. El sensor MPS™ proporciona una solución mucho mejor para la detección de hidrógeno, eliminando los retos a los que se enfrenta la tecnología de sensores tradicional. Un sensor de hidrógeno de larga duración y respuesta relativamente rápida que no requiere calibración a lo largo del ciclo de vida del sensor, sin el riesgo de envenenamiento o falsas alarmas, puede ahorrar significativamente en el coste total de propiedad y reduce la interacción con la unidad, lo que resulta en la tranquilidad y la reducción del riesgo para los operadores que aprovechan la tecnología MPS™. Todo esto es posible gracias a la tecnología MPS™, que supone el mayor avance en la detección de gases desde hace varias décadas. El Gasman con MPS está preparado para el hidrógeno (H2). Un solo sensor MPS detecta con precisión el hidrógeno y los hidrocarburos comunes en una solución a prueba de fallos y resistente al veneno sin necesidad de recalibración.

Para más información sobre Crowcon, visite https://www.crowcon.com o para más información sobre MPSTM visite https://www.crowcon.com/mpsinfixed/

¿Qué causa los incendios de hidrocarburos?  

Los incendios de hidrocarburos se producen cuando se queman combustibles que contienen carbono en el oxígeno o el aire. La mayoría de los combustibles contienen niveles significativos de carbono, incluyendo el papel, la gasolina y el metano -como ejemplos de combustibles sólidos, líquidos o gaseosos-, de ahí los incendios de hidrocarburos.

Para que haya riesgo de explosión es necesario que haya al menos un 4,4% de metano en el aire o un 1,7% de propano, pero en el caso de los disolventes puede bastar con un 0,8 a 1,0% del aire desplazado para crear una mezcla de combustible y aire que explotará violentamente al contacto con cualquier chispa.

Peligros asociados a los incendios de hidrocarburos

Los incendios de hidrocarburos se consideran muy peligrosos en comparación con los incendios provocados por combustibles simples, ya que estos incendios tienen la capacidad de arder a mayor escala, además de tener el potencial de desencadenar una explosión si los fluidos liberados no pueden ser controlados o contenidos. Por lo tanto, estos incendios suponen una amenaza peligrosa para cualquiera que trabaje en una zona de alto riesgo, los peligros incluyen Peligros relacionados con la energía, como la quema o la incineración de los objetos circundantes. Este es un peligro debido a la capacidad de que los incendios pueden crecer rápidamente, y que el calor puede ser conducido, convertido e irradiado a nuevas fuentes de combustible causando incendios secundarios.

Tóxico riesgos pueden estar presentes en productos de combustiónpor ejemplo por ejemplo, el monóxido de carbono (CO), cianuro de hidrógeno (HCN), ácido clorhídrico (HCL), nitrógeno dióxido de nitrógeno (NO2) y varios hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) son peligrosos para quienes trabajan en estos entornos. CO utiliza el oxígeno que se utiliza para transportar el glóbulos rojos alrededor del cuerpoal menos temporalmente, perjudicando la capacidad del cuerpo para transportar el oxígeno de nuestros pulmones a las células que lo necesitan. El HCN se suma a este problema al inhibir la enzima que le dice a los glóbulos rojos que suelten el oxígeno que tienen donde se necesita, lo que inhibe aún más la capacidad del cuerpo de llevar el oxígeno a las células que lo necesitan. El HCL es uny un compuesto ácido que se crea a través de sobrecalentamientoed cables. Esto es perjudicial para el cuerpo si ingerido ya que afecta a el revestimiento de la boca, la nariz, la garganta, las vías respiratorias, los ojos y los pulmones. El NO2 se se crea en la combustión a alta temperatura y que puede causar daños en el tracto respiratorio humano y aumentar la vulnerabilidad de una persona a y en algunos casos conducen a a ataques de asma. Los HAP afectan al organismo a lo largo de un más largo período de tiempo, con casos de servicio que conducen a cánceres y otras enfermedades.

Podemos buscar los niveles de salud pertinentes aceptados como límites de seguridad en el lugar de trabajo para los trabajadores sanos en Europa y los límites de exposición permitidos en Estados Unidos. Esto nos da una concentración media ponderada en el tiempo de 15 minutos y una 8 horas de 8 horas.

Para los gases son:

Gas STEL (TWA de 15 minutos) LTEL (8 horas TWA) LTEL (8hr TWA)
CO 100ppm 20ppm 50ppm
NO2 1ppm 0,5 ppm 5 Límite máximo
HCL 1ppm 5ppm 5 Límite máximo
HCN 0,9 ppm 4,5ppm 10ppm

Las diferentes concentraciones representan los diferentes riesgos de los gases, siendo necesarias cifras más bajas para las situaciones más peligrosas. Afortunadamente, la UE lo ha resuelto todo por nosotros y lo ha convertido en su norma EH40.

Formas de protegernos

Podemos tomar medidas para asegurarnos de no sufrir exposición a los incendios o a sus productos de combustión no deseados. En primer lugar, por supuesto, podemos cumplir todas las medidas de seguridad contra incendios, como marca la ley. En segundo lugar, podemos adoptar un enfoque proactivo y no dejar que se acumulen posibles fuentes de combustible. Por último, podemos detectar y advertir de la presencia de productos de la combustión utilizando equipos adecuados de detección de gases.

Soluciones de productos Crowcon

Crowcon proporciona una gama de equipos capaces de detectar los combustibles y los productos de combustión descritos anteriormente. Nuestro PID detectan los combustibles sólidos y líquidos una vez que están en el aire, ya sea como hidrocarburos en partículas de polvo o vapores de disolventes. Estos equipos incluyen nuestro Gas-Pro portátil. Los gases pueden ser detectados por nuestro Gasman de un solo gas, T3 multigas y Gas-Pro productos portátiles de bombeo multigas, y nuestro Xgard, Xgard Bright y Xgard IQ productos fijos - cada uno de los cuales tiene la capacidad de detectar todos los gases mencionados.